Con la emergencia de salud pública por COVID-19 (coronavirus), hay un mayor enfoque en mantener un sistema inmunológico saludable. Obtén respuestas a tus preguntas sobre VIH y COVID-19, y consejos sobre cómo vivir bien, y saludable, con VIH.

Si te enfermas, un sistema inmunológico debilitado puede hacerte más vulnerable, incluyendo al COVID-19. Para las personas que viven con VIH, es crítico ser consistente con la atención médica y con el tratamiento para mantener al VIH bajo control y al sistema inmunológico saludable. Esto ayudará a que tu conteo de CD4 se mantenga alto, y tu carga viral, baja.

Si no se trata, el VIH ataca al sistema inmunológico, específicamente a las células CD4, que luchan contra las infecciones. Afortunadamente, hay medicamentos que mantienen al VIH bajo control, para que tu sistema inmunológico siga funcionando como debiera.

Las siguientes son algunas respuestas a tus preguntas sobre el VIH y el coronavirus, y recordatorios sobre cómo vivir saludable y bien con VIH:

Toma tus medicamentos todos los días como se te recetaron.

Los medicamentos que se usan para tratar el VIH se conocen como antirretrovirales o ARVs. Si los tomas todos los días, tal cual se te indicó, los ARVs mantienen al VIH bajo control, con un conteo alto de células CD4, y una carga viral, la cantidad de VIH en el cuerpo, baja. Esto ayuda a que tu sistema inmunológico se mantenga fuerte. Tomar tus medicamentos cada día también tiene el beneficio adicional de prevenir que el VIH se transmita a tus parejas sexuales.

Manténte al día con las citas médicas y las pruebas de laboratorio.

Incluso si no te sientes enfermo, ve a tus citas regulares con tu proveedor de atención del VIH. Las pruebas de carga viral que ordene tu doctor asegurarán que tu medicamento está funcionando bien. También verificarán tu recuento de CD4 para confirmar que tu sistema inmunológico se mantiene fuerte. Si se necesita realizar ajustes, pueden recetarte otro tipo de ARV.

Dile a tu proveedor de salud cómo te sientes y las dificultades que estás teniendo con tu tratamiento. Si no puedes ir al consultorio, pregunta sobre visitas virtuales o citas telefónicas.

Si actualmente no estás recibiendo tratamiento, conéctate o vuelve a conectarte.

Hay programas que te ayudan a obtener medicamentos y la atención médica que necesitas para mantenerte saludable.

Para las personas que viven con VIH y no tienen seguro, o tienen un seguro mínimo, el Ryan White HIV/AIDS Program trabaja con los departamentos de salud y las organizaciones comunitarias para cubrir los costos de atención médica y otros servicios de apoyo. También puedes obtener ayuda a través de otros programas sociales como la asistencia para vivienda, atención de salud mental, cuidado dental, adicciones, y otros servicios.

El AIDS Drug Assistance Program (ADAP) ayuda a las personas de ingresos bajos y moderados, que no tienen cobertura, o ésta es mínima, a cubrir los costos de los medicamentos relacionados con el VIH. Cada estado opera su propio ADAP, porque la elegibilidad puede variar dependiendo del estado, como otros elementos del programa.

Adicionalmente, bajo la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (ACA), las personas con VIH pueden adquirir su propia cobertura en los mercados de seguros de salud. Dependiendo de tu nivel de ingresos, podrías obtener ayuda financiera. En la mayoría de los estados, también puede haber cobertura disponible a través de los programas expandidos de Medicaid. Conoce más sobre obtener, y pagar, por atención del VIH.

Asegúrate que tus recetas estén actualizadas y que tengas un suministro completo de tus medicamentos.

No esperes hasta último minuto para volver a surtir tu receta. Si es posible, pregúntale a tu proveedor si puedes obtener un suministro adicional de un mes de tu medicamento para que no tengas que interrumpir tu tratamiento. Algunas aseguradoras permiten un suministro de hasta 90 días, mientras que otras pueden permitirte renovar para tener medicamentos extras a mano.

Mantén tu distancia, mantente conectado. #StayHomeSaveLives

El distanciamiento social o físico significa mantener cierta distancia de otros, incluyendo estar en casa lo más posible y evitar el contacto con personas fuera de tu hogar. Esto es tanto para prevenir que tú y tus seres queridos se contagien, como para inadvertidamente transmitir el coronavirus. Ambos pueden sobrecargar el sistema de salud. Si tienes cualquier señal de la enfermedad, no deberías salir de la casa hasta que estés libre de síntomas.

Cuando sales de la casa solo para cosas esenciales, la recomendación de los CDC es mantener una distancia de al menos seis pies con otras personas. Las necesidades básicas pueden incluir ir al supermercado (trata de limitarlo a una vez a la semana) o a la farmacia. El ejercicio al aire libre está permitido en la mayoría de las áreas. Para más información sobre distanciamiento social/físico puedes ir a los CDC o al sitio de internet del departamento de salud local para recomendaciones en tu área.

Los CDC también recomiendan usar cubiertas faciales de tela en lugares públicos, en donde otras medidas de distanciamiento social son difíciles de mantener (por ejemplo, supermercados y farmacias), especialmente en áreas de transmisión comunitaria significativa. Las cubiertas para la cara simples, de tela, pueden ayudar a reducir la velocidad de propagación del virus al evitar que las personas que no saben que tienen el virus lo transmitan a otros. Haz clic aquí para obtener más información sobre las cubiertas faciales de los CDC.

¡Y no dejes nunca de lavarte las manos!

Según los CDC, una de las mejores maneras de protegerte contra el coronavirus es lavándote las manos con frecuencia, con agua y jabón, por al menos 20 segundos. Hay que evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, y debes quedarte en casa si te sientes enfermo.

Para información actualizada sobre lo último sobre COVID-19 en los Estados Unidos, incluyendo lo que puedes hacer para mantenerte saludable a ti mismo y a tus seres queridos, visita el sitio de internet de los CDC.

Más recursos para el VIH y el coronavirus