Clamidia

La clamidia es una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes. Se estima que hay 1.7 millones de casos nuevos por año en EE.UU. Muchas personas que tienen clamidia no lo saben. A menudo no presenta síntomas. Si no se trata, puede causar infertilidad y dolor tanto en mujeres como en hombres. Una vez diagnosticada, se cura fácilmente con antibióticos.

Haz clic en cualquier pregunta a continuación para obtener más información sobre la clamidia.


¿Cómo se contrae la clamidia?

La clamidia es una infección bacteriana que generalmente se transmite durante el sexo vaginal, anal u oral a través del semen, fluidos previos a la eyaculación y vaginales. Puede infectar el pene, la vagina, el cuello uterino, el ano, la uretra, los ojos y la garganta.

La clamidia también se puede transmitir durante el parto de la mamá al bebé, si la mamá tiene la infección y no recibió tratamiento.

Cuando se usan de manera consistente y correcta, los condones protegen contra la clamidia y muchas otras enfermedades de transmisión sexual.

¿Cuáles son los síntomas de la clamidia?

Como la mayoría de las ETS, la clamidia a menudo no presenta ningún síntoma. Por eso, muchas personas no saben que tienen clamidia. La única manera de saberlo es haciéndose la prueba.

Si aparecen síntomas, pueden incluir dolor o ardor al orinar y/o durante las relaciones sexuales, dolor en la parte inferior del abdomen, testículos inflamados o sensibles, o secreción anormal de la vagina, el pene o el ano.

¿Cómo es la prueba de clamidia?

Existen diferentes pruebas para la clamidia. Puede ser tan simple y fácil como orinar en una taza. Algunos proveedores de salud pueden usar un hisopo genital (como un Q-tip grande) para tomar muestras de células de la uretra, la vagina, el cuello uterino o el ano. Las muestras se analizan para detectar bacterias de clamidia.

Para encontrar pruebas de ETS gratuitas y de bajo costo cerca de ti, visita greaterthan.org/servicios.

¿Cómo se trata la clamidia?

La clamidia se puede curar fácilmente con antibióticos recetados por un proveedor de salud.

Es importante realizar el tratamiento completo, según lo indique el proveedor, incluso si los síntomas desaparecen antes. La infección permanece en tu cuerpo hasta que termines con los antibióticos. Además, no compartas tu medicamento con nadie ni tomes el de otra persona.

Algunos proveedores de atención médica pueden administrar una dosis separada de antibióticos para tu (o tus) pareja (s) para que no se reinfecten entre sí o a cualquier otra persona. No tengas relaciones sexuales hasta que haya terminado el tratamiento.

Hazte la prueba nuevamente en 3 a 4 meses para asegurarte que la infección haya desaparecido y no hayas vuelto a exponerte.

¿Qué pasa si no se trata la clamidia?

La clamidia no tratada puede causar enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) en las mujeres. Las mujeres con EIP pueden no darse cuenta que la tienen, pero si no se la trata, puede causar dolor, infertilidad o embarazo ectópico.

Las mujeres embarazadas con clamidia no tratada pueden transmitírsela a sus bebés durante el parto. Esto puede causar infecciones oculares y neumonía en los recién nacidos, y también aumentar el riesgo de dar a luz a tu bebé de manera prematura.

En los hombres, la clamidia se puede diseminar al epidídimo (un tubo que transporta los espermatozoides desde los testículos) y puede causar dolor articular crónico y, en algunos casos, infertilidad.

La información en esta página está adaptada de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades y Planned Parenthood.

Hazte la Prueba

La prueba del VIH y otras pruebas de ETS están disponibles en la mayoría de los consultorios médicos y clínicas de salud. Muchos departamentos de salud también ofrecen pruebas. Es rápido, fácil y la mayoría de la gente paga poco o nada.